• Alejandro Deustua

EEUU: Complejo Cambio de Rumbo

Si, como decía Churchill, Estados Unidos hace lo correcto luego de intentar las demás opciones, la definición de esa alternativa se ha complicado por la resistencia de Trump al triunfo del Sr. Biden.


Para hacer lo correcto al Presidente Electo no le bastará entonces proponer la reunificación nacional. Además deberá persuadir a una febril oposición sobre la necesidad de fortalecer el Estado, lograr condiciones básicas de gobernabilidad y recuperar un indispensable liderazgo internacional que el trumpismo ha desbaratado.


Y, salvo que se desee cultivar la anarquía y el vacío de poder, la comunidad internacional deberá tomar medidas para atenuar la inestabilidad consecuente. Ello empieza por el reconocimiento explícito del nuevo Presidente que Brasil, México, China y Rusia, entre otros, aún niegan.


Por lo demás, para lograr mínimos de cohesión interna el gobierno del Sr. Biden debe atenuar serios desbalances: una desigualdad de oportunidades que supera a todos los países del G7 (Pew), la mayor disparidad de ingresos en medio siglo (WP), la intolerancia racial que desfigura el “melting pot” y graves insuficiencias de salud pública (27.5 millones sin seguro que multiplican el inmenso incremento de contagios de Covid que Trump ha minimizado dolosamente).


La tarea se agrava si se considera que el deterioro de la democracia norteamericana se expresado en una fuerte mengua del Estado de derecho (p.e. el manejo ideológico de los tribunales), de la independencia de poderes (los partidarios de Trump en el Congreso han seguido a la Casa Blanca en su deriva autoritaria), de las instituciones (nombramientos y despidos arbitrarios y maltrato a los servicios de seguridad y defensa (el caso Mac Cain es sólo un ejemplo).


Ello se ha reflejado en recortes extraordinarios de profesionales y de programas de asistencia del Departamento de Estado por el equivalente de 25% del presupuesto sectorial mientras el presupuesto de Defensa para este año mantuvo su trayectoria con US$ 718 mil millones.


Este gambito no se ha traducido, sin embargo, en aumento del poder efectivo de los Estados Unidos. Éste no sólo no ha logrado cambiar la conducta ajena (salvo en el Medio Oriente con las aproximaciones diplomáticas de los países del Golfo a Israel y en la OTAN con el cumplimiento colectivo de obligaciones financieras) sino que ha perdido considerable “poder suave” ilegitimando su proyección externa y deteriorando su activo de valores.


En ese marco, la novedad de política exterior, denominada “transaccional”, ha sido tan errática (maltrato y aproximación a aliados y vecinos, acuerdo y luego conflicto con China), como impotente (Corea del Norte y Venezuela) y aislacionista (quiebra de pactos -el TPP y el acuerdo de París sobre calentamiento global-, deliberada erosión multilateral a través del retiro de la OMS en plena pandemia, la amenaza de hacerlo con la OMC en crisis y la práctica ilegal del proteccionismo que ha deteriorado el comercio mundial).


Este conjunto de irracionalidades no ha dejado de lado a América Latina cuya escasa dimensión estratégica ha sido monopolizada por la bravuconada antimigratoria (en reemplazo de la frustrada lucha contra el narcotráfico) seguida de ineficacia en el liderazgo hemisférico (el disfraz coactivo contra Maduro) y de ilegítimo amago hegemónico (la presidencia del BID).


Para liderar en épocas difíciles el Sr. Biden deberá solventar los pasivos de “America First”, regenerar la confianza de socios alejados por Trump y promover la democracia donde sea posible (p.e. en América del Sur donde hasta el Perú ha perdido el rumbo).



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Crisis y Postcrisis

Por costumbre o fe en Navidad se exalta la esperanza. Pero no al punto de desligarnos de la realidad. Si al término de un año terrible...

“El Que No Vota No Come”

En medio de la inacabable precariedad social y de la división política venezolanas (que incluye a la oposición) la dictadura en ese país...

No Hay Política Exterior Sin Estado

Para ejercer una política exterior las comunidades nacionales deben asegurarse primero que tienen un Estado. Este lugar común no parece ser

Susbríbete a nuestra revista

Síguenos en

  • Facebook - Contexto.org

SmartBoy 2020