• Alejandro Deustua

Ad Portas de la Sentencia

Este 27 de enero algo más que la delimitación marítima entre Perú y Chile provendrá de La Haya. Cuando la Corte Internacional de Justicia establezca el límite marítimo entre Perú y Chile habrán concluido todos los contenciosos territoriales y marítimos entre ambos países y el Perú habrá logrado consolidar la base de soberanía material del Estado.


En la medida que la sentencia obligatoria e inapelable se cumpla sin dilaciones procesales se cerrará también la fase reivindicatoria de la política exterior peruana que, en materia de límites, ha ocupado nuestra vida republicana.


A partir de entonces, ésta procurará mayor integración fronteriza si es liberada de asuntos pendientes. Sobre la base de un dominio territorial y marítimo saneado una mejor relación con los vecinos, la región y el mundo debiera revaluar nuestra política exterior.


Y también la de Chile que, honrando la sentencia, podrá presentarse al mundo como partícipe de un proceso exitoso de solución pacífica de controversias.


Ésta empezó en 1986 cuando el Perú solicitó por primera vez negociar una delimitación marítima, se sustanció con la formalización de la controversia en el 2004 y se viabilizó a partir de la demanda presentada por el Perú en el 2008.


Al respecto el Perú solicitó a la Corte la delimitación de los espacios marítimos y el reconocimiento de su derecho al “triángulo externo” dentro de las 200 millas peruanas y fuera de las chilenas. La delimitación debería iniciarse en el punto Concordia identificado en el Tratado de 1929 y por la Comisión Mixta y que la línea se construya de acuerdo al criterio de equidad y de circunstancias especiales reconocido por la jurisprudencia y el derecho consuetudinario que también refiere la CONVEMAR.


La culminación del proceso no eliminará la competencia marítima ni los problemas consecuentes, pero facilitará la realización intereses coincidentes liberados de carga reivindicativa primaria. Ello permitirá a las partes decidir con mayor libertad cuál es el grado de cooperación, integración, coordinación de proyección externa y hasta de alianza que desean. Y el Pacífico sur suramericano habrá adquirido una nueva dimensión geopolítica de beneficio mutuo. Esperamos que estas ventajas sean valoradas por nuestro vecino. Algo más que una buena oportunidad está en juego.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

2014: Situación Económica General

Aún sin considerar los graves riesgos geopolíticos extrarregionales, América Latina no se presenta en el 2015 como un factor impulsor...

Economía Mundial: Optimismo Con Cautela

La economía mundial está siendo afectada por un shock de oferta positivo. En efecto, la caída del precio del petróleo en un orden de 40%...

Cuba: Cambio Hemisférico Sin Apertura

La decisión norteamericana de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba (asunto que compete al Ejecutivo de ese país) y lograr el fin...