• Alejandro Deustua

Política Exterior y Crisis

Mucho más que la inestabilidad y conflictividad externas, la crisis del Estado causada por la corrupción sistémica ha sido el condicionante político principal referido por el Canciller Popolizio al asumir el cargo.


Si el Perú vive momentos de pérdida de confianza y nuestra política exterior padece las limitaciones del caso, su liderazgo e influencia deben ser restaurados podría haber dicho el discurso.


Para hacerlo el multilateralismo y las relaciones institucionales con la región y los vecinos, ambos instrumentos procesales de menor riesgo, han sido elegidos como privilegiados mecanismos por el Canciller. Estos instrumentos, útiles al momento, se prestan bien a la mano de un diplomático experimentado en el dominio de los mismos.


Por lo demás está claro que si algunos de los problemas, como el tema central de la próxima Cumbre de las Américas, son estructurales, el largo plazo ha sido dominante en el discurso de Torre Tagle.


Este es el caso de ciertos declarados objetivos: la incorporación a la OCDE, el tratamiento de problemas al medio ambiente, los objetivo de desarrollo 2030 o la lucha contra el narcotráfico.


Sin embargo, demandas de corto plazo surgirán de esos escenarios de largo aliento incluso en el la aludida cumbre hemisférica. Allí el caso de la crisis humanitaria venezolana debiera ser prioritario.


Más aún cuando desde la presidencia mensual del Consejo de Seguridad el Perú puede impulsar iniciativas eficientes. En tanto una de las prioridades del Consejo es hoy la protección de civiles y asuntos de desarrollo y ambiente en la prevención de conflictos, la iniciativa peruana sería plenamente funcional a esa preocupación.


Por lo demás, amenazas como el proteccionismo comercial de escalamiento reciente deberán ser confrontadas. Especialmente si el presidente Trump incorpora la materia a la agenda desde la particular fricción con China. El Perú debe tener una respuesta eficiente y proporcional a sus capacidades esta semana.


Lo mismo debe ocurrir con la crisis democrática venezolana. Más aún cuando la amenaza que ésta plantea por sus vínculos con Estados y fuerzas desestabilizadoras se incrementa con migraciones desbordadas o renovada coerción a Panamá mientras una nueva incertidumbre política se abre en el Brasil.

En un escenario en el que la conducta de Maduro se parece cada vez más a la de Noriega en 1989 aunque el escenario de desorden sea hoy Suramérica, el Perú debe poder convocar a una solución colectiva.


De otro lado, si la Alianza del Pacífico es considerada en el discurso del Canciller como un prioritario interés permanente, la incorporación de países océanicos y del sudeste asiático no satisface adecuadamente ese objetivo bajo las condiciones actuales. Urgentes necesidades en la subregión, p.e. de integración física, deben poder realizarse en el corto plazo en un marco de saneamiento territorial.


Por lo demás, la interacción del problema nacional con objetivos de largo plazo y requerimientos inmediatos debe ayudar a Torre Tagle a renovar su visión de cambio y estabilidad en el sistema internacional.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Deterioro Contextual

Con un aterrizaje suave de la economía mundial ya confirmado pero que puede descarrilar (OCDE, FMI) y con niveles de fricción interestatal

De Rusia a Venezuela

Tras volar 10 mil kms. aproximadamente, una flotilla de aviones rusos ha realizado una demostración de fuerza desestabilizadora en el norte

El Elote y el Consenso

Hace pocos días en México la promesa de una regeneración política interna coincidió en el tiempo con un esfuerzo restaurador...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020