• Alejandro Deustua

La Interdependencia Financiera Peruano-Chilena y el Caso Wong

Si para que exista verdadera integración comercial en un espacio aduanero se requiere más creación que desviación de comercio, para generar mejor interdependencia financiera en un mercado bilateral se requiere más inversión nueva que compra de activos sanos por la contraparte.


Ello parece razonable especialmente en escenarios que, como el peruano-chileno, presenta extraordinarias asimetrías considerando la falta de dinamismo en una de las partes (el Perú en Chile) y la sensibilidad política de la relación bilateral. Especialmente cuando parte de la inversión chilena en el Perú no parece prestar atención suficiente a los requerimientos culturales locales.


Al respecto hay un par de ejemplos. Con anterioridad a la compra de una de las marcas emblemáticas peruanas (Wong) sin dar pie a una verosímil asociación, inversionistas chilenos no manejaron bien escenarios de contienda de clases ni escenarios de fuerte contenido histórico. El resultado consecuente fue el del incremento del costo de ingreso al mercado, en un caso, y el fracaso de la operación y la fricción interestatal en el otro.


El primer caso fue el de algunas AFP que ingresaron agresivamente al mercado nacional con gerencias chilenas para manejar el ahorro de trabajadores peruanos. El segundo fue Lucchetti cuyo titular solicitó a Montesinos una solución "corta y sangrienta" insistiendo, irracionalmente, en instalarse en una localidad histórica y ambientalmente sensible.


Y ahora emerge la largamente negada compra de Wong que, además de tener peculiares connotaciones sociales, amplía el control por la inversión chilena de la mayor parte del mercado de retail donde la empresa nacional es esforzada y competitiva. Ciertamente ello no ayuda a mejorar el ambiente de negocios para la inversión chilena en el Perú en tanto uno de sus agentes parece haber olvidado el valor de ciertos activos y el valor de los usos y costumbres locales.


Sin embargo, en el contexto del flujo global de capitales, esa inversión no tiene nada de extraño. Es más, ésta obedece a las tendencias que marcan el rumbo de esos flujos. En efecto, según la UNCTAD (1), hacia finales del 2006 las fusiones y adquisiciones seguían dando cuenta de una proporción importante de los flujos totales mientras que la producción de las multinacionales fuera de su país de origen fueron responsables del 10% del PBI mundial.

Es más, el incremento de los flujos de inversión extranjera en ese año seguían siendo una función de la reforma financiera y de la proliferación de acuerdos de promoción y protección de inversiones y de evitamiento de la doble tributación (como el peruano-chileno).

Y si la gran mayoría de la inversión transfronteriza se seguía realizando entre países desarrollados, un parte creciente de ella se materializó entre países en desarrollo (especialmente en el ámbito intrarregional). Éste fue el caso del Sur y Sudeste asiático que, además de captar la mayor parte de la inversión extranjera en países en desarrollo (más US$ 200 mil millones del total) incrementó su inversión en el exterior hasta US$ 103 mil millones.


En el 2006, América Latina siguió de lejos esa huella: aunque incrementó su captación en 11% (hasta US$ 84 mil millones, aproximadamente), la inversión externa de origen latinoamericano aumentó extraordinariamente (125% ó US$ 45 mil millones) buena parte de la cual se realizó intrarregionalmente.

El Perú se inserta hoy sólo parcialmente en esa tendencia. Si bien nuestro mercado capta inversión extranjera, dispone de muy escasos inversionistas con capacidad de operación externa (a diferencia de Brasil, Chile o México). Desde el punto de vista estructural ello explica razonablemente la adquisición por Cencosud.


A pesar de ello, para mejorar la interdepedencia financiera con Chile y el correspondiente clima de negocios, es necesario prestar más atención pública y privada a las condiciones subjetivas del mercado local. Las adquisiciones de activos sanos que suprimen las asociaciones reales en lugar de orientarse a escenarios nuevos no ayudan al respecto.



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

La Política Exterior en el 2007

En el 2007 muestra política exterior ha contribuido a consolidar la dimensión occidental de nuestra inserción extraregional. Ese esfuerzo...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020