• Alejandro Deustua

Escueto Balance Antipesimista

Aunque el riesgo ha incrementado su incidencia en la prospectiva económica y de seguridad internacionales, ciertas débiles tendencias atenúan el pesimismo.

En efecto, si el FMI ha corregido a la baja la perfomance global (3.4% ahora) y registrado como principal desacelerador a las economías emergentes, el hecho es que éstas continuarán creciendo (4.2% y 4.7% este año y el próximo). Y si América Latina repetirá la contracción del año pasado (-0.3%) ello se debe principalmente a la recesión brasileña (que dejará de contraerse en el 2017). Por lo demás, aunque el dinamismo del comercio internacional seguirá siendo lento (3.4% igual que en el 2014) la tendencia sería al alza (4.1% en el 2017), mientras que los precios de los commodities (de pronóstico incierto) decrecerían menos este año incrementándose ligeramente el próximo.

Por lo demás, aunque el Medio Oriente seguirá siendo un intenso perturbador de la estabilidad internacional, en Irán se ha producido el primer gran éxito del año: la Organización Internacional de Energía Atómica ha constatado que esa potencia ha cumplido con el plan de acción del acuerdo P5+1 de control nuclear. Por tanto, las potencias que impusieron sanciones están procediendo a levantarlas (aunque hayan impuesto otras por pruebas misileras ilegales indicando la ambivalencia iraní).


En la región, la mejor noticia proviene de la Argentina donde el gobierno del señor Macri se ha apresurado a limpiar el instrumental estadístico, a ordenar la economía (liberación del tipo de cambio, eliminación de impuestos a las exportaciones agropecuarias, sinceramiento precios de algunos servicios públicos) y ha iniciado el proceso de reinserción externa de la Argentina (replanteamiento del trato con los acreedores).


Pero, al tanto de que no cuenta con la mayoría necesaria en el Congreso, el gobierno sabe que la relación con la oposición peronista puede pasar de la tensión a la fricción en un plazo no lejano.


De otro lado, en Colombia las negociaciones de paz con las FARC siguen progresando a pesar de las dificultades económicas. La convocatoria de la ONU para verificar el cese de fuego y la desmovilización confirma la posibilidad que el acuerdo definitivo se concrete en pocos meses.

Sin embargo, a pesar del apoyo del Banco Mundial para el “posconflicto”, la desaceleración y los problemas económicos (alta inflación, fuerte déficit de cuenta corriente, erosión de la confianza) pueden deteriorar el apoyo interno al proceso de paz.


Por lo demás, la Asamblea Nacional venezolana ha generado expectativas de diálogo con el gobierno de Maduro. Sin embargo, la iniciativa se ha torcido con la exigencia chavista de que su ley de emergencia económica sea aprobada tal como está. El gobierno sabe que su responsabilidad en la catástrofe económica es incompatible con su reclamo reordenador. La oposición buscará una alternativa en un escenario cuyo contexto es la posible revocación del presidente. La aspiración menos pesimista es acá la de un acuerdo o la de un tránsito pacífico.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

2016: Balance Global

A fin de año el sistema internacional sigue lejos de un nuevo equilibrio, el proceso de globalización parece menos cohesivo y el sistema...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020