• Alejandro Deustua

El Núcleo del Arco del Pacífico 2

La próxima reunión en Lima de los presidentes de Perú, Colombia, Chile y México debe consolidar el núcleo de esa red de Estados liberales latinoamericanos denominada Arco del Pacífico.


Aunque concebido como un proceso de “integración profunda”, la consolidación del núcleo aportará a los países del Arco y a la región una innovadora condición geopolítica. Si el Grupo Andino intentó ese aporte en términos continentales, ahora Perú, Chile, Colombia y México deben proveer con una proyección marítima colectiva complementaria y mayor.


El proceso de cohesión de estos países se verá considerablemente aliviado como resultado de los fundamentos democrático-representativos y de economía de mercado compartidos por los cuatro países. Y si ese proceso se consolida, aunque con la mira puesta en el escenario de la cuenca del Pacífico, proporcionará a la región un anclaje liberal que compensará largamente la influencia autoritaria y mercantilista de los países del ALBA y complementará el peso de MERCOSUR facilitando la relación con esa agrupación.


Por lo demás, la conformación del núcleo debería agilizarse adicionalmente por su entorno contractual. En efecto, la convergencia entre ellos sería también el resultado natural de los acuerdos de libre comercio bilaterales que esos países han suscrito entre sí, de la creciente interacción entre sus agentes privados y de los compromisos que mantienen los cuatro países con los mismos grandes socios extra-regionales.


Por lo demás, el hecho de que Perú, Colombia, Chile y México hayan suscrito acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea incrementa el número y calidad de intereses convergentes entre ellos. Esta coincidencia resume y potencia el arraigo en Occidente que esas vinculaciones implican.


Mejorada así la relación occidental y consolidado el vínculo interamericano en la costa del Pacífico latinoamericano, la relación con los países de la APEC se fortalecerá notablemente. Esta evolución provendría del incremento del potencial negociador del grupo y de los emprendimientos conjuntos que estos puedan realizar en la cuenca.


A ello contribuirá sustantivamente la participación del Perú en el Acuerdo Estratégico Transpacífico que añadirá al vigente P-4 la eventual membresía de Australia, Malasia, Viet Nam y Estados Unidos. Si ese acuerdo se concluye, éste será el principal acelerador, hacia el 2020, de una zona de libre comercio en la cuenca de mayor concentración poder económico y militar del futuro próximo.


Ello no será producto del “pragmatismo”, como es común justificar hoy, sino de haber transitado de un estamento de integración a otro superior. Entre otras cosas, ese proceso permitirá acomodar mejor asuntos “micropolíticos” tan concretos como el resultado de la sentencia de La Haya.


Si la necesidad de consolidar éste núcleo requiere superar el nivel de los aportes de tecnócratas y “pragmáticos”, reclama también el concurso de ciertos candidatos presidenciales con el propósito de que, en base al interés nacional y a una buena predisposición estratégica, faciliten el mejor destino de este proyecto.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020