• Alejandro Deustua

Crisis y Reforma en el FMI

En medio de una crisis financiera y cambiaria de ámbito global cuya duración según Rodrigo Rato, Director General saliente del FMI, probablemente no culminará este año, el socialista francés Dominique Strauss Khan asumirá ese cargo en noviembre. Aunque lo hará con loable espíritu reformista, nos gustaría saber qué hará el FMI para procurar la estabilidad correspondiente como lo establece uno de los mandatos no agotados desde que se estableció esta institución en Breton Woods.


Esa respuesta quizás emerja de la reunión anual del FMI y el Grupo Banco Mundial a fines de mes y la que mantendrá con el G7 en esas proximidades. Mientras tanto el ex ministro de Lionel Jospin prefiere referirse a la necesidad de recuperar la relevancia y la legitimidad del FMI erosionadas, según su experiencia, por incapacidad de adaptación.


Desde su punto de vista, la crisis de relevancia reside en el desacompasamiento del FMI con una realidad económica que privilegia el comportamiento de las balanzas de capitales tanto o más que las de cuenta corriente (y, por tanto, atiende más a los flujos de inversión), la emergencia de nuevos agentes financieros (lo que implica redefinir la naturaleza del riesgo), el replanteamiento de la condicionalidad (que debe ser menos genérica y mas focalizada y eficiente) y una mayor atención a los países de bajos ingresos pero también a los que tienen "influencia sistémica" (que, en general, no atienden las alertas del Fondo).


Si éstas serán parte de las preocupaciones del FMI en el futuro, habría que recordar que así como los fuertes desequilibrios de cuenta corriente son una fuente de inestabilidad internacional, la extrema concentración de la inversión debiera ser también considerada como desestabilizadora del ámbito global. Y no nos referimos sólo a la que existe entre las grandes y pequeñas economías sino a las que ocurren entre regiones. En efecto, a pesar de que América Latina es hoy un mercado muchos más abierto e institucionalizado que el Asia de hace 30 ó 40 años, la inversión sigue orientándose sistemáticamente hacia ese mercado generando fuertes desequilibrios entre economías emergentes


Por lo demás, la preocupación por el nuevo riesgo financiero será intrascendente si no se procura transparentar la actividad de ciertos actores (p.e. los fondos de cobertura), retraer elementalmente la actividad especulativa (especialmente la retroalimentadora de crisis) o si no se establecen buenas prácticas para la creación de nuevos productos (el caso de la crisis hipotecaria es aleccionadora al respecto). La arbitrariedad con que esta fenomenología se desenvuelve hoy tiene manifiestos e indeseables efectos monetarios y, por ende, afecta a la economía real.


De otro lado, en lo que toca a la recuperación de la legitimidad del FMI, el señor Strauss Khan plantea más y mejor representación para los miembros del FMI, "más multilateralismo" en la toma de decisiones y la elección meritocrática de la autoridad superior del Fondo.


Entendemos que las realidades del poder económico no pueden obviarse en una organización como el FMI. Pero el señor Strauss Khan quizás debiera añadir a su realista atención a la nueva distribución del poder económico, la preocupación por diversificar la influyente capacidad de propuesta en la redefinición de los principios con que debe operar el Fondo. En tanto ello supera la mejor participación de economías emergentes (como Brasil, India, China, Sudáfrica) y el control euronorteamericano del Banco Mundial y del Fondo, su propuesta de votación por doble mayoría ("cuotas y sillas") debiera poder compensar la inclusión del nuevo estamento (los BRICs) con un mayor poder de voto a las economías de ingresos medios.


Sin embargo, todo ello no será demasiado útil si el FMI no mejora su capacidad de prevenir y controlar crisis cuyo récord reciente arroja un fuerte pasivo. Ése debiera ser el rasero de la reforma.



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

La Política Exterior en el 2007

En el 2007 muestra política exterior ha contribuido a consolidar la dimensión occidental de nuestra inserción extraregional. Ese esfuerzo...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020