top of page
  • Alejandro Deustua

Irracionalidad Económica y Petróleo

A pesar de todos sus problemas, el sector privado encuestado por el Banco Central de Reserva considera que el Perú crecerá este año 4.3%. La expectativa es consistente con el fuerte crecimiento global (5% en el 2004) y, por lo tanto, cautelosamente optimista.


En tanto ese crecimiento está fuertemente determinado por el vigoroso incremento de las exportaciones, la medida del optimismo depende de la perfomance de nuestros principales mercados y, por lo tanto, de sus vulnerabilidades. Aunque el crecimiento norteamericano y chino ha comenzado a desacelerarse (se espera para el 2005 un crecimiento de 2.9% y 7.5%, respectivamente), el vigor de esos mercados tiende a mantenerse.


Paralelamente, sin embargo, las vulnerabilidades de esas economías pesan cada vez más en la balanza de riesgos. Entre ellas, además de los problemas derivados de los inmensos déficits fiscal y comercial norteamericano, está el escandaloso incremento de los precios del petróleo. Aunque no sea éste el único factor de riesgo, sí tiene la capacidad de reducir el crecimiento global en 1% de mantenerse la escalada de precios, que, a US$ 54, ha batido ya cinco récords consecutivos. Es más, según algunos economistas, el incremento puede producir una recesión global si llega a US$ 70-US$ 80 acompañado de la progresión incremental de las tasas de interés norteamericanas.


A estos precios, nuestros principales mercados se contaerían inhibiendo nuestras exportaciones y debilitando el precio de minerales y otros commodities. Por lo demás, la contracción quebraría el efecto de arrastre de los altos precios del petróleo sobre otras exportaciones tradicionales. Como es evidente, este efecto se multiplicaría en economía que son importadoras netas de petróleo.


Tal es el caso de la nuestra. Si bien Camisea ha mejora enormemente nuestra balanza energética, el Perú importa alrededor de 70 mil barriles de petróleo diarios en tanto nuestro consumo (163 mil barriles) es superior a nuestra producción (95 mil barriles) (EIA). En consecuencia, si el precio del petróleo es un determinante de nuestro buen desempeño económico, también lo es la seguridad de la fuente de aprovisionamiento.


En relación al precio, es poco lo que el Estado puede hacer más allá de establecer un fondo estabilizador (cuyo reglamento acaba de publicarse). Sus bandas, sin embargo, deberán moverse si el precio internacional sube extraordinariamente. Y, lamentablemente, éste continúa siendo determinado por una combinación de fuerzas irracionales y de factores exógenos al libre juego de la oferta y la demanda.


En efecto, si la magnitud y el ritmo del alza se sigue atribuyendo a factores “tradicionales” (un exceso de demanda) y “no tradicionales” (problemas políticos y desastres naturales que afectan a la oferta), algo anda mal con este diagnósitico. Como es evidente, la demanda norteamericana (que explica una cuarta parta del consumo global) y la china (que responde sólo por el 6% del mismo) es una variable asumida por el mercado desde principios de año. Si Estados Unidos crece al 5% y China al 9% de manera más o menos previsible, ello no explica un incremento del precio de más de 60% en 10 meses. Y menos cuando el impulso traumático (la invasión de Irak), sólo trepó el precio hasta US$ 30-35 superando razonablemente la banda de US22-US$28 establecida por la OPEP. Al respecto debe recordarse que durante la primera Guerra del Golfo (1991), que afectó la producción de Irak y Kuwait de manera sustancialmente superior, el precio no subió de US$ 40. Aunque la inestabilidad iraquí continúe siendo un problema, lo es considerablemente menor al momento culminante de la guerra del 2003.


Por lo demás, si Rusia es un principal abastecedor, los problemas de la empresa Yukos sólo explican el 2% del mercado global y, por tanto, sólo pueden afectarlo en la proporción al margen de incertidumbre. De otro lado, el decrecimiento del oferta del Golfo de México (un tercio menor de lo normal debido al efecto del huracán Iván), debe ser leido por los agentes racionales del mercado como un problema transitorio. Como transitoria es la huelga de cuatro días del principal proveedor subsahariano –Nigeria-. Si el agregado de estos problemas es mayor a la suma de sus partes, éste sigue sin explicar el extraordinario monto del incremento del precio.


Para hallar esa explicación, es necesario aludir a la poco reportada interacción entre laxas expectativas del mercado con una extraordinariamente actividad especulativa. En el primer caso, los medios dan cuenta de que el precio actual (US$54) sigue siendo menor, en términos reales (descontando la inflación) a los precios de la escalada de 1980. Aunque el argumento es cuestionable, al reiterarlo los agentes del mercado asumen que aún tienen margen de incremento si se trata de comparar dos momentos críticos. De otro lado, organismos internacionales ya ha dado cuenta al Japón de que la especulación pura responde por alrededor de US$ 15 por barril a un precio de US$ 50. La complementación de estos dos factores irracionales “empujan” el precio que beneficia a productores nacionales, exportadores y refinadores multinacionales y a operadores de los mercados de Nueva York y Londres. Y a esa ola desean subirse también algunos productores vecinos.


Éste el caso del presidente venezolano, el señor Chávez, que considera que el preciodel barril debe ir a US$ 100 sin importar que la OPEP ya se ha pronunciado por criterios de moderación. Y, desafortunadamente, Venezuela, después de Ecuador, es una de nuestros principales abastecedores energéticos.


El Perú puede no tener influencia en un mercado como el petrolero. Pero sí está en la obligación de tomar medidas concretas con interlocutores que, como el señor Chávez, combina lo peor del la amenaza especulativa y de expectativas irracionales que afectan seriamente la economía nacional.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

La Fragentación del Sur

Ad portas de un aniversario más de la suscripción de la Carta de San Francisco, la UNCTAD, la institución de la ONU que procura articular...

Estabilidad Trilateral

Cuando en octubre pasado la presión popular boliviana obligó a renunciar al presidente Sánchez de Lozada, y el presidente Mesa...

América Latina: La Inversión Extranjera

En un año en que la región crece al 5.5%, las exportaciones antes que la inversión sostienen la perfomance económica latinoamericana.

Logo Contexto.png
Header.png
bottom of page