• Alejandro Deustua

Verificación y Confianza Internacionales

“Confía pero verifica” exigía Ronald Reagan en 1987 cuando, con Mijail Gorbachev, suscribieron un acuerdo de reducción de armas nucleares.


Hoy, cuando el Presidente Obama informa sobre el acuerdo negociado por el P5+1que limitará la capacidad nuclear militar iraní al ámbito civil (y que ya recibió el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU), el énfasis radica en la verificación antes que en la confianza.


Es más, ese acuerdo sigue generando la desconfianza israelí a pesar de que las sanciones económicas que se retirarán gradualmente podrán reactivarse si Irán no cumple. Israel no confía en la temporalidad del acuerdo y no percibe un cambio persa sobre la supervivencia del Estado judío ni en el apoyo de aquél al terrorismo.


Ello ocurre a pesar de que la capacidad de verificación de la Organización Internacional de Energía Atómica debe haber mejorado en relación a la exhibida en Irak pre-2003 y de que los beneficios obtenidos por Irán (acceso a un enorme patrimonio propio congelado y al mercado petrolero) debieran estimular la apertura de la economía iraní.

Es más, Israel tampoco considera que el incremento de las capacidades iraníes favorezca la apertura del régimen y menos que el cambio de balance de poder beneficiará la estabilidad en el Medio Oriente.


De otro lado, se debe tomar en cuenta que la confianza existente entre Estados Unidos, Rusia y China, que han formado parte del grupo de negociador no existe en el primer caso y es asunto a seguir construyendo en el segundo.

A esta situación de falta de confianza en un campo prioritario de seguridad global, se agrega otro en el ámbito económico donde la desconfianza ha prendido entre parte de los socios del más avanzado régimen de integración de la historia.

En efecto, el acuerdo que los miembros de la eurozona impusieron a Grecia está sustentado mucho más en la supervigilancia externa que la confianza en el gobierno griego en un escenario de cambio sustantivo de correlación de fuerzas europeas que implica la probabilidad del tránsito “de una Alemania europea a una Europa alemana”.


Ello ocurre mientras el FMI, un miembro principal de la troika que impuso el acuerdo, afirma ahora que éste no funcionará porque Grecia necesita de una recorte sustancial de su deuda (algo que el acuerdo obvió) y de plazos de cumplimiento y de rebaja de intereses por el salvataje de muy largo plazo (30 años).


Ningún miembro de la eurozona puede decir que no estaba de estaba informado al respecto porque la información filtrada tuvo llegada llegada universal. Es más, el FMI ya ha tomado posición y, por tanto, hará saber a sus socios europeos que deben actuar al respecto.


Sobre la materia se puede decir que la confianza en la troika se ha erosionado y que la confianza dentro la eurozona y de ésta con terceros ha sido reclasificada.


La pérdida de confianza los Estados suele tener impacto en los mercados internos. Para que ello no ocurre es necesario que la confianza se recupere frente a la verificación internacional que se asemeja mucho al control.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Abrevadero Multilateral

El año cierra con creciente conflictividad global, desaceleración económica y debilidad del comercio internacional.

Riesgos “Geopolíticos”: 2015

Los “factores geopolíticos” son nuevamente destacados por los organismos multilaterales como factores de riesgo para la perfomance global.

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020