• Alejandro Deustua

Requerimientos de una Solución Pacífica

El Perú ha calificado la solución jurisdiccional de la controversia marítima con Chile como una opción de paz. En tanto la situación actual de la relación peruano-chilena es pacífica la opción se refiere a la conducción del proceso, a la implementación de la sentencia y a la relación futura entre ambos Estados.


Este marco es sensato porque desea prevenir actos que alteren la estabilidad necesaria para el adecuado pronunciamiento de la Corte o que agreguen fricción a un contencioso que involucra intereses fundamentales del Estado. Ello requiere, sin embargo, el buen entendimiento del marco por la contraparte y quizás por terceros.


Especialmente si un vecino con el que se ha satisfecho todos los asuntos de límites se involucra en pronunciamientos políticos que distan de ser neutrales en la materia. Este es el caso de Ecuador que ha considerado necesario apoyar diplomáticamente a Chile declarando su coincidencia con la equivocada interpretación que ese país otorga a los acuerdos de 1952 y 1954 luego de haber suscrito con el Perú un tratado de límite marítimo sin que esos acuerdos fueran mencionados.


Este exceso es indicativo de la distorsión remanente del concepto de balance que ni los tratados ni la integración logrado superar plenamente. Ello reclama una mayor difusión del marco y de seguridades, quizás regionales, de que su contenido se entiende.


Y también demanda su proyección estratégica en dos ámbitos al menos. En efecto, si el proceso de La Haya debe culminar la delimitación del espacio marítimo del Estado, éste debe impulsar también la consolidación territorial del Perú que el narcotráfico y el terrorismo amenazan. Al respecto se requiere menos la acción preventiva de Chile que el anuncio de su disposición cooperativa.


De otro lado, el marco debe orientarse a liberar, en lo posible, de dimensión conflictiva la relación de competencia e integración existente en la relación peruano-chilena. Para ello se requiere, además de densificación económica y social, un balance estratégico adecuado que hoy no existe. El Perú debe procurar inducirlo y la región entenderlo.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020