• Alejandro Deustua

Perú-Chile: Una Nueva Aproximación

Teniendo como prólogo una reunión de cancilleres y ministros de Defensa (el 2+2), el Perú ha empezado a organizar la relación con Chile empleando el mejor instrumento de su diplomacia vecinal: el gabinete binacional encabezado por los presidentes de ambos países.


Estrenado en la relación con Ecuador (ahora complicada) y aplicado a la relación con Bolivia y Colombia, el gabinete binacional busca, en el caso peruano-chileno, lograr “etapas superiores de integración”.


Si bien ésta debiera descansar en más sólidos fundamentos económicos (nuestras exportaciones a Chile en el 2016 fueron apenas 2.6% del total), el propósito del Gabinete parece doble. Primero, lograr una red de cooperación intersectorial. Si ésta se prolonga en el tiempo los beneficios directos para la población debieran incrementarse y dependerían menos del control de las cancillerías (cuyo rol tiende a ser coordinador).


Estos desarrollos funcionalistas se han expresado con el vecino en acuerdos para combatir la trata de personas y facilitar el uso de licencias de conducir. Y también en compromisos sobre gestión de desastres naturales, desarrollo productivo de mypes, avances en interconexión eléctrica, entre otros.


Sin bien la no publicación de estos acuerdos y compromisos de “baja política” impide identificar adecuadamente sus beneficios, su marco arroja un claro dividendo: la homogenización del formato de la relación vecinal.


En segundo lugar, este gabinete binacional sirve para dar cuenta de actos y hechos de “alta política”. En este caso, por ejemplo, la insistencia en buscar áreas de aplicación del TPP neutralizado por el retiro norteamericano y la negociación de la incorporación, como estados asociados, de Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Canadá a la Alianza del Pacífico.


Aunque su naturaleza no ha sido especificada, esa nueva categoría, a diferencia de la de observadores, implicaría derechos y obligaciones para los Estados que se asociarán. Eventualmente aquéllos podrían participar en todos o parte de los acuerdos de libre flujo de personas, bienes, servicios y capitales y quizás en los procesos decisorios.


Esta decisión ampliaría estratégicamente la proyección de la Alianza a Norteamérica y Oceanía como entidad liberal. Y podría motivar luego el interés de la ASEAN mejorando notablemente la inserción marítima del Perú y Chile.


Para que este escenario no devenga en otra sobredimensionada arquitectura, es indispensable que los flujos dentro de la Alianza mejoren: un comercio intrarregional de apenas 3.2% es un muy mal indicador del sustento material de una zona que dispone hoy del 92% de apertura.


Pero más importante es liberar de controversia territorial la relación peruano-chilena. Como se sabe, Chile ambiciona el territorio peruano por debajo del paralelo del hito No 1 desconociendo el Tratado de 1929. Al respecto, no es aceptable que el Perú insista en obviar el problema y que el principio de fiel cumplimiento de los tratados se escabulla en la Declaración de Lima en la vaga referencia al respeto del derecho internacional.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Enlodados

Para cambiar el orden político del país no es necesario hoy ni golpes de Estado ni alteración sustantiva de la correlación de fuerzas...

Corrupción

Hace pocos días el fiscal general brasileño Rodrigo Janiot establecía en la TV peruana el status del país en la lucha contra la corrupción