• Alejandro Deustua

Norcorea: Primero Disuasión

La característica esencial del fin del sistema bipolar fue la ausencia de guerra.


A lo largo cuatro siglos los cambios de sistema internacional no habían visto nada parecido cuando, luego de conflagraciones catastróficas, se legalizaron nuevos órdenes mundiales en Westfalia, Viena, Versalles y San Francisco.


Ni siquiera la recuperación china de su sitio en la comunidad internacional (1971) estuvo claramente marcada por la guerra.


Y la irrupción de nuevas potencias nucleares (Francia, India, Pakistán) tampoco se realizó como amenaza directa a una potencia establecida ni a sus aliados (sus motivaciones inmediatas fueron más bien regionales –Israel, Suráfrica-, salvo en el caso francés).


Hasta hoy el incierto tránsito hacia una nueva configuración sistémica se ha librado de una nueva carnicería: un conflicto convencional de origen ruso no ha escalado dramáticamente (Crimea), y otro de origen chino se arraiga en la soberanía marítima. Además, la violenta desestructuración norafricana y la letal realidad del terrorismo islámico no se expresan en el escenario estructural en contraste con su gran cobertura geográfica.


Pero esta situación puede empezar a cambiar con la beligerante irrupción nuclear norcoreana que afecta al conjunto del sistema.


Su acumulación de capacidad destructiva, luego de cruzado el umbral tecnológico nuclear y misilero, es tan veloz como alarmante es su reiterada amenaza a Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. Por tanto, su vociferante disposición a hacer uso de la fuerza y la fingida inoperancia controlista de su protector chino indican que sus intenciones deben ser asumidas con seriedad.


La reacción basada en la subvaluación de la amenaza (“Corea del Norte no se arriesgará a la destrucción total”) o la anticipada calificación de la racionalidad norcoreana (“los norcoreanos buscan reconocimiento de status nuclear, es decir, negociarán como en el pasado”) son sólo escenarios, no realidades estratégicas.


Y éstas indican que, al margen de un error de cálculo, la totalidad de los aliados y socios norteamericanos con alguna importancia militar en el Pacífico están en riesgo.


Ello incluye al conjunto septentrional de esa cuenca y a las principales rutas marítimas. Y también a los aliados del sur de la cuenca como Australia y Nueva Zelanda.


De otro lado, si la condición periférica de los Estados del Pacífico Sur suramericano los excluye de la amenaza directa, el hecho de que sus principales socios no lo estén tiene para nosotros una seria dimensión geoeconómica. Todo ello influirá en la conducta peruana en el Consejo de Seguridad el próximo año.


Si desde que en 1993 ese Consejo ha llamado la atención a Corea del Norte y la ha sancionado por su hostilidad estratégica, es claro que ese Estado ha desafiado reiteradamente a la ONU y ésta ha sido benigna en la coerción: ¡las sanciones recientes apenas comprometen un tercio de las exportaciones norcoreanas!.


Unas rendidas negociaciones adicionales no ayudarán hoy a contener a ese Estado totalitario. Primero serequiere disuasión efectiva.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Enlodados

Para cambiar el orden político del país no es necesario hoy ni golpes de Estado ni alteración sustantiva de la correlación de fuerzas...

Corrupción

Hace pocos días el fiscal general brasileño Rodrigo Janiot establecía en la TV peruana el status del país en la lucha contra la corrupción