• Alejandro Deustua

La Dimensión Internacional de la Revuelta

El país acaba de albergar un movimiento de protesta con evidente dimensión internacional.


En efecto, en tanto los decretos legislativos que se cuestionan implementan el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, la nueva relación con esa potencia ha sido también arriesgada. Y dado que la modalidad violenta y delictiva de la protesta tiene parámetros e instrumentos ostensiblemente generados por el gobierno boliviano, la relación con ese país tendrá que ser revisada. Finalmente, en tanto que los derechos de las minorías están en el centro de la cuestión y aquéllos están asociados a problemas globales y al cumplimiento de normas internacionales, esta aproximación debe ser mejor atendida por nuestra política exterior.


Si los decretos en cuestión normaban sustantivamente un habitat (el ámbito forestal y de fauna) que afecta el modo de vida de un grupo humano y la forma de explotación económica de la región, el régimen de propiedad y de titulación correspondientes, es evidente que la consulta con los habitantes del área debió realizarse con mayor consistencia y prolijidad desde el principio.


Sin embargo, el corto plazo establecido para la implementación del TLC, el sentido de urgencia propio de la delegación de facultades legislativas y el predominio de la orientación tecnocrática de los implementadores conspiraron para devaluar la importancia de la consulta.


Ello no implica que un acuerdo trascendental para mejorar la inserción externa del Perú deba ser erosionado. Pero sí muestra que el TLC debe permitir mejorar los términos de su aplicación: si el tratamiento diferencial no fue adecuadamente considerado en la gestación del acuerdo, debe adoptarse como criterio fundamental en su aplicación. La contraparte debe poder entenderlo teniendo en cuenta que las circunstancias actuales no son las de 1994 cuando, a pesar de que un levantamiento mayor se produjo en el sur de México inmediatamente después de la suscripción del NAFTA éste pudo implementarse generando extraordinario crecimiento exportador (y también problemas para el campo). A diferencia de la insurgencia mexicana de 1994, que se gestó localmente, el movimiento contestario que hoy emerge en el Perú tiene fuerte imbricación externa El clima que ha contribuido a la violencia en la selva tiene origen en el altiplano boliviano y el presidente Morales ha contribuido a generarlo. No sólo lo ha hecho personalmente incitando a las comunidades indígenas a pasar de la rebelión a la revolución sino que voceros de su partido (el MAS) han confirmado que su proyecto consiste en erradicar a los gobiernos liberales de la región. Esta agresión contra el orden interno de un vecino tiene que ser denunciada en la OEA y en la ONU y contenido en la región.


Especialmente si el tratamiento internacional de los pueblos indígenas y tribales es distorsionada por maniqueas influencias ideológicas que complican la aplicación responsable de normas de inclusión como las de la OIT.


Nuestra política exterior debe recalibrarse al respecto más allá de la rápida y sensata respuesta informativa con la que ha reaccionado. Más aún cuando la percepción externa del Estado y el escenario interno han cambiado.



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

COP 15 = 2º C Plus

Desde que en 1972 la Conferencia de Estocolmo instaló en la agenda multilateral el problema ambiental, la preocupación colectiva

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020