• Alejandro Deustua

La Democracia Como Interés Nacional

4 de noviembre de 2021


La democracia representativa es para el Estado un interés nacional primario de proyección hemisférica y no sólo una opción política de definición del orden interno.


Si en 1933 el Perú se definía constitucionalmente como una “República democrática” y en 1993, como un “Estado democrático de derecho”, en 1967 la reforma de la Carta de la OEA añadió a esa identidad interna una exigencia externa: la democracia representativa pasó a ser una “condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo” de la región. El Perú suscribió esa reforma.


Y después de la Guerra Fría, la dimensión hemisférica de la democracia representativa devino en práctica exigible y como base del estado de derecho de todos los integrantes del sistema interamericano. Así, en 2001, los que suscribieron la Carta Democrática asumieron la obligación de concurrir en su defensa colectiva.


Pero he aquí que, al margen de Cuba, países como Venezuela, Nicaragua o Bolivia se desligaron progresivamente de ese mandato mientras que su resistencia a restablecer los términos de ese compromiso complicó progresivamente el ejercicio de ese interés nacional. El Perú no lo canceló pero hoy lo mantiene en duda.


En efecto, luego de procurar su realización en el marco de la OEA, del Grupo de Lima y en el trato bilateral con Venezuela, este gobierno se ha desligado de él procediendo, hace poco, al reconocimiento del dictador Maduro (aunque fracasara en la designación ilegal de un embajador político prontuariado). Ello ocurrió a contrapelo de la posición establecida de no reconocer en Venezuela a ninguna autoridad legítima desde enero pasado.


De esta forma, el Perú anuncia también que reconocerá los resultados de las elecciones locales y regionales venezolanas, a realizarse el próximo 21 bajo condiciones inapropiadas, luego del sabotaje, por el dictador, de las negociaciones con la oposición para encontrar una salida democrática y pacífica a la crisis en ese país.


La vulneración de ese interés ha proseguido en la relación con Bolivia ya no por la vía del reconocimiento sino por la de privilegiar la relación ideológica con un aliado de Perú Libre (el MAS de Evo Morales). El instrumento empleado para realizar esa preferencia gubernamental ha sido el más sofisticado de nuestro stock diplomático -las reuniones binacionales de gabinetes- sin que el gabinete peruano hubiera contado entonces con la confianza del Congreso.


Esa reunión -que debió reservarse para cuando las partes tuvieran adecuado arraigo político y jurídico- se ha llevado a cabo con un gobierno autoritario que no sólo pone en cuestión las libertades de sus ciudadanos sino que mantiene en prisión a una expresidenta que, proveniente del Congreso, asumió el mando en su país luego de unas elecciones ilegales denunciadas por la OEA.


La manifiesta vulneración del interés nacional en cuestión seguirá su curso. Ello se comprobará si el gobierno no se pronuncia sobre la farsa electoral que se llevará a cabo en Nicaragua el 7 de los corrientes y se reelija al dictador Ortega por cuarta vez luego de que éste mandara a apresar a la totalidad de los líderes opositores.


Si bien la situación de la democracia en el mundo es la peor desde el 2006 y su deterioro continúa, entre otras poderosas razones, debido a la restricción de libertades obligadas por la pandemia (Freedom House, EIU), el Perú mantiene en América un interés nacional democrático que debiera tratar de satisfacer bajo condiciones complejas.


De no hacerlo, la autoridad tendría que recusar ese interés abiertamente, modificar un sustento de nuestra política exterior, optar por el realismo político, deponer las reglas de juego correspondientes y asumir el riesgo de acercarnos peligrosamente al establecimiento del autoritarismo en el país.


7 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Conflicto Entre Carteles e Inflación

Si la correlación entre el incremento de la inflación global y el aumento de los precios de las materias primas (entre las que se destaca...

La Torrentada

En un marco de debilidad institucional en casi todos los países suramericanos los procesos electorales realizados en Venezuela y Chile...

COP 26: Progreso y Remanencia

Durante dos semanas, con la asistencia de más de 130 jefes de Estado, representantes de 196 países y 25 mil participantes formales...