• Alejandro Deustua

Interdependencia y Cooperación Insuficiente

Además del pánico bursátil que intensificó la desaceleración de la economía internacional, tres hechos extraordinarios han caracterizado este deplorable hecho global.


El primero es la discusión sobre un supuesto "desacoplamiento" que contradice los principios básicos de la "globalización", de sus beneficios y sus defectos.


Para empezar, la extraordinaria rapidez con que ese término se arraigó globalmente como diagnóstico de la crisis aumentó su inconsistencia. Pero sus patrocinadores fueron más allá ignorando el potencial de contagio, sugiriendo la inmunidad de los demás (especialmente a las economías emergentes a las que atribuyeron excepcional calidad locomotriz) y avalando la suficiencia de políticas nacionales para estabilizar la economía internacional. La persistente volatilidad de los mercados y la erosión de la confianza global los probó errados.


Por lo demás, el uso político del término "desacoplamiento" ya se había probado inútil en sus anteriores versiones. En efecto, cuando Drucker empleó el término lo hizo para describir uno de los efectos de la globalización: el desenganche entre los factores capital y trabajo inducido por la innovación tecnológica a mediados de los 80.


Esa tendencia fue real, pero encontró en el trabajo crecientemente calificado, en el mercado de servicios y en la proliferación de modernas pequeña empresa los límites a su afirmación. De otro lado, la importancia del empleo ciertamente no ha perdido significado para definir cuándo una economía está en recesión y cuándo no.


Luego, en la década de los 90, el término "desacoplamiento" se planteó como guía política para solucionar el problema de la fuerte asimetría y de las tendencias no incluyentes de la globalización mediante la autoexclusión de ese proceso. Esta propuesta normativa encontró arraigo en ciertos gobiernos de la región. Pero la gran mayoría, como el Perú, siguen intentando mejorar su inserción, no marginarse de ese esfuerzo.


El uso actual del término "desacoplamiento" no sigue esa huella ideológica pero sí su implicancia práctica. Al respecto basta constatar que la respuesta a la crisis financiera y económica sigue siendo nacional y ciertamente no multilateral. A pesar de la desastrosa caída de todos los mercados bursátiles, de la distorsión que genera la progresiva devaluación del dólar y de la seria implicancia que tendrá una fuerte caída de las importaciones norteamericanas, las medidas correctivas monetarias y fiscales han sido tomadas fundamentalmente por el gobierno estadounidense.


Éste es el segundo hecho extraordinario de la coyuntura: la extraordinaria insuficiencia de los regímenes financieros multilaterales y la indisposición internacional a una elemental coordinación de políticas para estabilizar el mercado.


Frente a la total incapacidad del FMI y la marginación de foros plurilaterales (como el G7), Estados Unidos ha generado respuestas estimuladoras, la Unión Europea ha mantenido su actitud conservadora, China e India (las supuestas nuevas locomotoras globales) no parecen interesadas en su responsabilidad global y los países latinoamericanos actúan por su cuenta defendiendo, con excepciones, sus buenos fundamentos.


Este es el tercer acontecimiento a destacar. A falta de adecuada cooperación internacional las políticas nacionales se han revaluado y lo mismo ocurre con el rol singular del Estado en el marco de una mayor distribución del poder económico. Así en un escenario crecientemente anárquico, nuevas entidades como los fondos soberanos incrementan la influencia de esa nueva instancia de poder que son las economías emergentes con o sin efecto de arrastre.


En un contexto de crisis, ésta realidad no es la del "descoplamiento" sino la de la mayor complejidad de la interdependencia y del poder globales.


En ese escenario el Perú debe mejorar su inserción y reducir su vulnerabilidad diversificando sus exportaciones, asegurando fuentes de inversión, generando mercados de escala hemisféricos, manteniendo la disciplina económica y promoviendo cooperación internacional. Pero de ninguna manera "desacoplándose" .


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Una Fiesta Plurilateral Latinoamericana

Sin agenda conocida y sin demasiada publicidad previa, la exuberante institucionalidad latinoamericana se congrega hoy, a nivel presidencial