• Alejandro Deustua

Integración

Si los Estados americanos han decidido, en Miami, que la negociación del ALCA tenga un piso antes que un techo, es de suponer que la disposición norteamericana a negociar acuerdos de libre comercio con los beneficiarios del ATPDEA se oriente a colocar a los países andinos el techo de integración que el proceso hemisférico aspiraba lograr el 2005.


Perú y Colombia serán los primeros en probar esta nueva ruta, a juzgar por la rapidez con que se propone actuar el Representante Comercial de Estados Unidos. Si es así, estos acuerdos, además de tener valor en sí mismos, estarán orientados a dar la medida de cuánto se pudo avanzar hemisféricamente en la materia y no se pudo. Tal situación convierte la negociación con el Perú -que según el MINCETUR, será la primera- en el referente para las demás si se desea guardar un orden en el proceso sobre el que ya Chile y México, en la reunión ministerial de Miami, han llamado la atención.


Si sólo por este argumento -que los hay más-, la negociación peruano-norteamericana no puede ser sólo "técnica" como lo pretende el MINCETUR , bien harían peruanos y colombianos en coordinar posiciones de manera de ganar capacidad negociadora, evitar que el escenario andino se desnivele con acuerdos de diferente profundidad y amplitud y lograr que el USTR armonice su perspectiva en relación a los mayores representantes de la CAN en lugar de contraponerlos cuando las negociaciones con ellos serán casi simultáneas.


En un contexto de desagregación (la anulación del bloque andino), esa coordinación es aún más importante si se tiene en cuenta que lo que se negocia con Estados Unidos no es un acuerdo de libre comercio definido en términos clásicos (la liberación de sustancialmente todo el comercio entre las partes) sino uno de mayor amplitud que incluye los denominadas "temas vinculados al comercio" y algunos más (inversión, servicios, reglas de competencia, compras estatales, propiedad intelectual, eventualmente, estándares laborales y ambientales, entre otros).


Como es evidente, en ese horizonte amplio las obligaciones de los países menores serán relativamente mayores, en términos de costos, que las norteamericanas. Ello debiera estimular, adicionalmente, la articulación negociadora con Colombia. Más aún, cuando lo que está en juego es una verdadera reestructuración productiva en ambos países en la que las pequeñas y medianas empresas nacionales no tienen las de ganar.


Aún considerando que el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos será beneficioso, es necesario coordinar criterios con Colombia, además, para asegurar que la creación de trabajo sea mayor que la destrucción del mismo en nuestros mercados, que el estándar de vida del conjunto nacional sea efectivamente elevado, que la creación de comercio y la afluencia de la inversión mejore las condiciones de gobernabilidad y que los perdedores puedan ser adecuadamente compensados evitando que ingresen al campo de la exclusión que está tan ligado a los temas de seguridad (ámbito sobre el que, por lo demás, los acuerdos influenciarán notablemente).


Si estos temas no son de estricta competencia de los tecnócratas que el MINCETUR sobrestima, hace mal ese ministerio en insistir en su posición "funcionalista" (peor aún cuando están a la vista los costos multilaterales del retiro del Perú del G 21). Es posible que el MINCETUR sepa mejor que otros sectores cómo consolidar las preferencias del ATPDEA. Pero.¿ sabrá, por ejemplo, cómo atenuar el impacto de la aplicación del principio de reciprocidad que favorece el acceso norteamericano allí donde no lo había? ¿O aprovechar el status y la proyección regional y extraregional que adquirirá el país con el acuerdo peruano-norteamericano? Quizás la Cancillería debiera perder su timidez y aportar más en esta materia partiendo de una indispensable coordinación con Colombia.



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Crecimiento y Desarrollo

La discusión del vínculo entre crecimiento y desarrollo es tan antigua como la Guerra Fría y el nacimiento de la CEPAL.

Organismos - Política

Antes que por la acción de algún interlocutor externo, la política exterior peruana acaba de ser desafiada por sus propios gestores...

Automarginación

Si el MINCETUR creyó que servía mejor los intereses nacionales facilitando la negociación de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos