top of page
  • Alejandro Deustua

Guerra y Negociación

27 de febrero de 2023



Si lo único cierto de la guerra en el Este de Europa fuera la identidad del agresor (Rusia) y la del agredido (Ucrania), su solución elemental requeriría que el agresor revierta la invasión, pague reparaciones y el agredido recupere sus territorios y sea asistido en la reconstrucción. Pero aún para esta hipótesis sobre-simplificada sólo existe convicción militar, sobrecarga geopolítica y nulo horizonte temporal para su solución.


Mientras tanto, a la espera de aún mayor intensidad bélica, la guerra sigue escalando. En efecto, en el lado ucraniano, el flujo de armas sofisticadas se acelera, la distinción entre defensivas y ofensivas es cada vez más ambigua y el riesgo de que los socios de Ucrania transiten a una confrontación directa es mayor.


En el proceso, el triunfo, que no sido definido por ninguna de las partes, no supera la suma 0 mientras la OTAN se expande, socios del Pacífico se suman y se amplía la indispensable asistencia económica a Ucrania (la norteamericana más que duplica a la europea y suma más que el conjunto restante -US$ 76.8 mil millones a enero dividida en armas, asistencia de seguridad, financiera, humanitaria y préstamos -CFR-).


En el lado ruso, la “amistad sin límites” de China está en camino de superar sus términos económicos mientras el aprovisionamiento militar incluye a potencias emergentes antioccidentales, los ejercicios militares fuera del teatro de operaciones se expanden, el recurso a la guerra híbrida se intensifica y el presidente Putin suspende el último tratado de limitación de armamento nucleares luego de definir la amenaza también como “existencial”.


Así, mientras Ucrania ha perdido cerca de 30% de su PBI y la economía rusa continúa desacelerándose (-3.8% en 2022) a la espera de nuevas sanciones, la ONU proyecta una caída del PBI global a 1.9% este año (desde 3% el 2022), con las economías desarrollados cayendo a 0.4%, la de los países en desarrollo a 3.9% y América Latina sumergiéndose en 1.4% (v s 3.8% en 2022).


Si los rezagos de la pandemia, la inflación global y el ajuste correspondiente son factores contribuyentes a esta pésima situación, la guerra es un factor determinante. Tanto que luego de un repunte post-COVID, la proyección del comercio global para este año cayó -0.4 % en el marco de fuertes tendencias a la desglobalización.


Mientras esa fragmentación estimula otros conflictos y mayor armamentismo en escenarios regionales diversos, dejar que la guerra se resuelva sólo mediante la dinámica militar va contra el interés global (incluido el de los beligerantes).


Al respecto se requiere la generación del momentum adecuado para negociaciones serias que se basen en el principio de integridad territorial de los Estados, la neutralización de zonas en las que colisionan fuerzas expansivas de ambos lados y se aseguren la reconstrucción y compensaciones al agredido. Al respecto, es esencial atenuar la fricción entre grandes potencias en pleno reacomodo sistémico y consolidar el espacio liberal.


18 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Política Exterior 2023

Cancillería  inicio el año dispuesta a afrontar las consecuencias del golpe de Estado de Castillo (diciembre de 2022) y el fuerte deterioro

Chile: Constitución.0

Tras el rechazo plebiscitario a la segunda propuesta de una nueva constitución en Chile, el presidente Boric ha decretado el fin...

Saneamiento y Destrucción en Suramérica

Este 10 de diciembre Javier Milei asumió la presidencia argentina concentrado en la “herencia” kirchnerista antes que en medidas...

Commentaires


Logo Contexto.png
Header.png
bottom of page