• Alejandro Deustua

FMI: El Optimismo Económico es Matizado por el Riesgo Deflacionario

En Contraste con Tendencias a la Alta Inflación en Suramérica.


La Directora Ejecutiva del FMI Christine Lagarde acaba de hacer pública una visión optimista de la economía global cuya perfomance debe consolidarse en el transcurso del 2014. El diagnóstico supera el enfoque coyuntural en tanto involucra el cambio del ciclo económico. Al respecto se espera que la dinámica del año marque un punto de inflexión en relación al quinquenio pasado.


Aunque de los detalles de ese diagnóstico se ocupará la próxima publicación del Panorama Global del FMI, la anticipación de la opinión del Fondo es un bálsamo que contribuirá a dejar atrás la peor crisis económica desde la Gran Depresión. El condicionante al respecto obviamente consiste en que los integrantes del sistema siguen las políticas adecuadas.


El cambio de ciclo implica que las economías desarrolladas reemplazan a las emergentes como locomotoras globales luego de que, durante la crisis, éstas fueran responsables hasta por el 75% del crecimiento. Ese tránsito no estará exento de riesgos en un escenario en que la remanencia de la crisis es aún visible (insuficiente creación de empleo, por ejemplo) e involucra un contexto de bajo crecimiento general. Entre esos riesgos destaca la eventualidad de una deflación que una perfomance global persistente por debajo del potencial de 4% podría generar.


Entre otros inconvenientes a ésta amenaza real se suma el riesgo de una mayor turbulencia del sistema financiero internacional (eventualmente causada por una apresurada contracción de la política monetaria del FED cuya buena gestión no estará exenta de volatilidad de los flujos de capital) y una mala distribución de los beneficios del crecimiento (en el caso norteamericano se constata que el 95% de los beneficios por mayores ingresos ha sido acaparado por el 1% de la población).


Las recomendaciones generales para Estados Unidos, la Eurozona, Japón y las economías emergentes (a estas últimas la Sra. Lagarde sugirió mantener la estabilidad macroeconómica, fortalecer los sistemas financieros, estar alertas al surgimiento de burbujas financieras e insistir en reformas estructurales especialmente orientadas a mejorar la infraestructura y a eliminar obstáculos regulatorios) no incluyeron la necesidad de combatir el riesgo del retorno de la alta inflación en Suramérica. Este riesgo, que se desarrollo a contrapelo del riesgo deflacionario en los países desarrollados, es real y comprobable especialmente en los países del Cono Sur.


Es más, éste ya no complica sólo a economías desmanejadas como Venezuela y Argentina sino a economías de sobria gestión como las de Brasil y Uruguay. Si se descuenta a Venezuela (una inflación de 56%), esa fenomenología se focaliza, de momento, en el MERCOSUR.


En efecto, el Banco Central brasileño acaba de elevar la tasa de interés por sexta vez consecutiva estableciéndola, de momento, en 10.5% (vs 7.5% en abril) para contener una inflación que, en términos anuales, cerró el año pasado cerró en 5.91% (vs 5.84% en 2012 mientras que la de diciembre fue de 0.92%, la más alta desde el 2003) (Mercopress). Una política de contención inflacionaria concentrada en el incremento de las tasas de interés puede contraer el escaso crecimiento brasileño contrariando el pronóstico de apenas 2.6% (CEPAL).


El caso argentino es aún más preocupante. La oposición acaba de publicar el índice de inflación del Congreso elaborado por firmas consultoras al margen del muy cuestionado índice oficial INDEC (cuyas cifras han sido cuestionadas oficialmente por el FMI entidad que ha llamado públicamente la atención al gobierno argentino al respecto). El índice de la oposición da cuenta de una inflación de 28.38% en el 2013 (y de 3.38% en diciembre, la más alta en 22 años) a contrapelo del 10.5% que sugiere el INDEC.


Esta situación, que puede empeorar en el 2014 marcando el paso hacia la hiperinflación (un trauma del que los argentinos tienen memoria reciente), se ha producido a pesar de las medidas administrativas para controlar los precios y de los acuerdos forzados por el gobierno con productores y distribuidores con el mismo propósito. Al respecto, es claro que el gobierno debe cambiar de rumbo aunque a la fecha no hay indicaciones de ello.


Y para complicar el panorama en el MERCOSUR, el Uruguay, considerado el país del año por la muy liberal y económicamente ortodoxa The Economist, cerró el 2013 con una inflación de 8.5% lejos del rango de 4%-6% proyectado por la autoridad monetaria de la República Oriental. Ese índice coloca a Uruguay sólo por debajo de Venezuela y Argentina en la región y entre los diez países con mayor inflación en el mundo (un muestreo de 115 países según El País de Montevideo). Ese resultado pudo ser aún peor (siguiendo el caminos del 2012 cuando la inflación fue de dos dígitos) si en diciembre la inflación no bajaba a 0.72% debido principalmente a la reducción de 20% de los precios de la electricidad por la empresa pública a cargo (UTE). Ello no alivia la situación porque la inflación esperada de enero es de 2% ratificando la percepción de que la inflación no bajará en el 2014 (Mercopress).


Si el fuerte incremento de la inflación en el Cono Sur (subregión de la que intenta formar parte Bolivia que tiene una tasa inflacionaria de 4.5%) es correlativo con una perfomance bastante menor a la observada en los últimos años, es evidente que ese riesgo es preocupante aunque esté lejos de la estanflación.


De momento ese riesgo está localizado subregionalmente. Pero ciertamente puede contribuir a incrementar el riesgo regional. Bien podría el FMI decir algo al respecto.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

2014: Situación Económica General

Aún sin considerar los graves riesgos geopolíticos extrarregionales, América Latina no se presenta en el 2015 como un factor impulsor...

Economía Mundial: Optimismo Con Cautela

La economía mundial está siendo afectada por un shock de oferta positivo. En efecto, la caída del precio del petróleo en un orden de 40%...

Cuba: Cambio Hemisférico Sin Apertura

La decisión norteamericana de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba (asunto que compete al Ejecutivo de ese país) y lograr el fin...