• Alejandro Deustua

Escalada Híbrida en Europa del Este

10 de octubre de 2022


La voladura parcial del puente de Kerch, que agregaba dimensión geopolítica a la vinculación de Rusia con Crimea, y los ataques misileros rusos contra Kiev y una decena de ciudades ucranianas expresan, de manera cada vez más peligrosa, el proceso de escalada del complejo conflicto en el Este de Europa.

Si la autoría del atentado contra el puente no ha sido reclamada por nadie ello implica que fuerzas no regulares pueden haber intervenido en la acción.Y si la alegada precisión de los misiles rusos ha dañado menos infraestructura vital ucraniana que edificios y población civil, ello ratifica una de las características de esta guerra: La híbrida en que interaccionan los medios y blancos convencionales con los no convencionales.

Esa condición se manifiesta también en la inutilización de los gasoductos Nordstream (sabotaje tampoco reivindicado). Esa operación ha ampliado considerablemente el escenario bélico (en este caso, el mar Báltico) por agentes y medios no convencionales sin que la responsabilidad pueda atribuirse hoy a un Estado definido.

Ese peligrosísimo tipo de escalamiento podrían ser instrumentado también por agentes dispuestos a manipular la amenaza rusa de uso de la fuerza nuclear. Ello ocurriría, p.e. mediante el empleo de algún dispositivo nuclear “sucio” o de armas de destrucción masiva de manufactura “casera” sin que el responsable sea identificado. Cualquier retaliación que operase en el marco de doctrinas establecidas incrementaría el efecto catastrófico buscado.

Por lo demás, si al reclutamiento ruso (300 mil hombres) y el compromiso de Bielorrusia en el conflicto se suma el impulso a las alianzas (y a sus miembros)a un involucramiento bélico mayor o a potencias emergentes a activar conflictos latentes que contribuyan a la creación acelerada de nuevos polos de poder, la dimensión sistémica del conflicto se incrementará mientras que sus efectos globales se multiplican.

De esto último, el FMI ya da cuenta oficial al considerar el “shock geopolítico” como una de las variables manifiestas de un próximo escenario recesivo que la DirectoraGerente del FMI, Sra. Georgieva, considera como serio agravante del “cambio fundamental” de la economía global hoy signada por la incertidumbre y la escasa predictibilidad. El ya castigado bajo crecimiento de este año (3.2%)y del próximo (2.9%) caería aún más (Georgieva) mientras el derrumbe del comercio mundial (de 3.5% hoy a 1% en 2023, OMC) ya está a la vista.

En consecuencia, parece sensato y urgente que potencias e instituciones no involucradas directamente en el conflicto pero que sufren sus consecuencias promuevan, articuladamente, una negociación que vaya más allá del desescalamiento. Los acuerdos Minsk (separación de fuerzas, diálogo político, regulación temporal del escenario, etc. ) son un punto de partida ya probado por la OSCE y por Rusia, Ucrania, Alemania y Francia.

Si la reciente reunión de la OEA en Lima consideró prescindente la materia a pesar de que la seguridad y economía regionales están bajo riesgo, parece necesario que el Perú y potencias afines seriamente afectadas se ocupen de este urgente asunto de manera ad hoc y no sólo a través de alguna resolución en la ONU.

Descartado el sentido de responsabilidad del Sr. Castillo, no es fácil aceptar que la diplomacia peruana no considere que el escalamiento del conflicto en Europa del Este como un asunto de interés nacional. Limitarse a condenar, a título singular, la anexión pseudojurídica de cuatro regiones ucranianas por Rusia o a observar cómo se veta en el Consejo de Seguridad acciones vinculadas es inconsecuente con el rol del Estado en la comunidad internacional.


10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Una guerra que marca el comienzo de una nueva era en el sistema internacional, una serie de catástrofes ambientales, una crisis económica...