• Alejandro Deustua

Elecciones y Política Exterior

La relación entre la política exterior en relación a la política interna es un asunto de grado.


En efecto, sostener que la política exterior es autónoma de las circunstancias internas es tan irreal como excéntrico es el planteamiento que sostiene que la política exterior es una función de la política interna….salvo en momentos críticos o fundacionales.


Así, la primera elección de Evo Morales en Bolivia supuso la cancelación de la política de apertura desarrollada por sus antecesores liberales. Hoy, sobre la leyenda indigenista y el acomodamiento interno, la pretensión de soberanía absoluta y el anti -imperialismo cocalero reina en la agenda de confrontación externa de la tercera elección del Sr. Morales.


En cambio, la segunda vuelta brasileña podría mejorar la inserción brasileña siempre que el 26 de octubre gane el señor Neves.


Al respecto, el planteamiento de la sorpresivamente excluida Sra. Silva ya anunciaba algo al respecto: Brasil debía volver al regionalismo abierto, a una mejor relación con los Estados Unidos y la Unión Europea y a un inaugural contacto con la Alianza del Pacífico contraria a la simbiosis MERCOSUR-UNASUR de la Sra. Rousseff (y a su tolerancia con el régimen venezolano y a los países del ALBA en Suramérica).


Las recientes elecciones regionales en el Perú tendrán también un efecto externo. El primero es la oposición radical de Cajamarca (y alguna otra región) a la inversión extranjera y nacional en minería. Un sector externo como el peruano que depende esencialmente de la minería en una economía que se proclama abierta y es percibida como confiable, tendrá acá un obstáculo que resolver.


Lo curioso es que éste será revestido no de clausura sino de apertura globalista racionalizada por ambientalistas radicales. Éstos pretenderán complicar cualquier consenso para reducir emisiones en la próxima COP 20 alegando que la minería es una fuente principal de contaminación sin considerar siquiera que el Perú es responsable de apenas 0.3% de las emisiones globales.


Y si en el sur triunfase el Sr. Aduviri, una región que, envuelta en la excusa indigenista, seguirá facilitando el contrabando de la cadena Iquique -El Alto-Juliaca (US$ 600 millones hace años), en alianza con el narcotráfico que se asienta en San Gabán, la tala y la minería ilegal (que tiene impacto limítrofe) seguirá complicando la relación con Bolivia.


Y en la costa norte, el vínculo entre violencia social y crimen organizado ligado al narcotráfico y a agentes extranjeros que usan las caletas y puertos del litoral (como ocurrirá con Paita), crearán más problemas trasnacionales que complican la relación con vecinos y potencias aliadas.


En un contexto internacional en el que la fragmentación se incrementa, la pérdida de cohesión nacional puede colocar al Perú en una posición disfuncional frente a sus objetivos de avanzar, por un camino más o menos trazado, hacia el desarrollo. La política exterior debe contribuir a corregir esa tendencia perversa de la política interna.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

2014: Situación Económica General

Aún sin considerar los graves riesgos geopolíticos extrarregionales, América Latina no se presenta en el 2015 como un factor impulsor...

Economía Mundial: Optimismo Con Cautela

La economía mundial está siendo afectada por un shock de oferta positivo. En efecto, la caída del precio del petróleo en un orden de 40%...

Cuba: Cambio Hemisférico Sin Apertura

La decisión norteamericana de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba (asunto que compete al Ejecutivo de ese país) y lograr el fin...