• Alejandro Deustua

El Terrorismo Islámico y sus Blancos

Los atentados ocurridos en Berlín y Ankara confirman la tendencia incremental del activismo terrorista en los países de la OCDE.


Si bien organizaciones como el ISIS (que ha perpetrado el salvaje asalto en la capital alemana) han optado por golpear “blancos suaves” en Europa o Estados Unidos, Occidente no es el único escenario civilizacional en el que el terrorismo islámico se ceba. La lista también incluye a países aliados o vinculados a Occidente que luchan contra esa forma de agresión. El asesinato del Embajador ruso en Turquía lo prueba.


Ello confirma además el dual y contradictorio patrón de agresiones del terrorismo islámico. En efecto, a pesar del debilitamiento de sus organizaciones, éstas (p.e. el ISIS) han ampliado el ámbito de ataques como lo afirma el Institute for Economics and Peace.


El contraste entre la contracción de las capacidades organizacionales de ese tipo de terrorismo y la expansión de su radio de acción se reitera en el hecho de que, pesar de que el 74% de los ataques fueron responsabilidad de apenas cuatro grupos (ISIS, Al Qaida, Boko Haram y los talibanes) los países cuyos ciudadanos han sido atacados por ISIS aumentaron de 15 a 28 en el 2015 (1).


Esa dinámica es consistente con otro hecho importante: a pesar de que el número total muertes atribuidas a ese tipo de violencia bajó en el 2015 en 10% en relación al 2010, el número de víctimas fatales de ataques terroristas en los países de la OCDE se incrementó en 650% en el 2015 (2).


La contrastante dinámica del terrorismo islámico aquí reseñada indica que si bien el ISIS está perdiendo capacidad de control territorial en Irak y especialmente en Siria, su disposición violenta no sólo ha incrementado su radio de acción sino que ha transformado el escenario estratégico de su ofensiva pasando de lo regional a lo trasnacional (global) como indica el Instituto mencionado.


En el marco de ese cambio estratégico se produce hoy el letal cambio táctico de los agentes terroristas: la opción por la matanza indiscriminada de ciudadanos europeos, norteamericanos y de miembros de la OCDE.


Este tipo de acciones (como las ocurridas en Berlín y Ankara) puede incrementarse aún más con el retorno de terroristas del ISIS a sus países de origen impulsado por las derrotas en los campos de batalla mayores (aproximadamente 1500 han regresado a Europa desde Siria). Allí podrán realizar ataques menos organizados con una mortandad incrementada por el entrenamiento recibido en combate.


En ese proceso también podrán radicalizar a los congéneres más proclives a ese tipo de actividad. Como consecuencia las acciones de individuos que atacan sin gran aparato de cobertura orgánica (como los que matan en Estados Unidos) o de los que lo hacen a pesar de pertenecer al establishment institucional (como el policía de Ankara), pueden incrementarse en estos días de celebración (como lo demuestran los atentados en marcha frustrados recientemente por autoridades australianas).


El caso turco es explícito al respecto. Si bien Turquía, un país predominantemente islámico, está involucrado en la lucha contra el ISIS en Siria y en otros frentes, también es miembro de la OCDE y aliado de la OTAN. Ello indica que otros miembros de la OCDE en Asia, Oceanía y América puedan ser atacados en tanto estén involucrados en la lucha contra el terrorismo islámico. Este escenario puede ser de menor prioridad para el ISIS del Medio Oriente pero no necesariamente para sus filiales extra-regionales.


Si bien el terrorismo islámico tiene origen identificable y está concentrado en el Oriente Próximo, Asia Central y Meridional y África Oriental su alcance es global. Eventualmente querrá confirmarlo.



(1) Global Terrorism Index 2016, Institute for Economics and Peace.

(2) Idem.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

2016: Balance Global

A fin de año el sistema internacional sigue lejos de un nuevo equilibrio, el proceso de globalización parece menos cohesivo y el sistema...

Pacifismo en Oslo

El acuerdo que desea terminar con la agresión de las FARC en Colombia ha culminado en Oslo con la merecida entrega del premio Nobel...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020