• Alejandro Deustua

El Mar y la Integración

Los procesos de integración predominantes, como los “cuasibloques” político-económicos, han sido hasta hoy básicamente organizados en el ámbito continental.


Esa perspectiva geopolítica de la integración tendrá que cambiar más allá de lo que sugiere la APEC por la mayor incorporación del mar al ámbito de articulación de crecientes acuerdos de libre comercio.

Aunque el mar siempre tuvo un rol central en el comercio y la guerra y la regulación marítima es un lugar común desde el establecimiento de la Convención del Mar, el espacio oceánico fue sólo parcialmente considerado hasta ahora como medio articulador de integración económica plurilateral, contratada y de gran escala.


Hoy la negociación separada de los acuerdos transpacífico y transatlántico establece el ámbito marítimo global en que, a través de acuerdos preferenciales diferentes, los Estados realizarán el mayor volumen de comercio en el mundo con potencial impacto en las normas de la OMC.


Es en ese escenario geopolíticamente revolucionario, generador de grandes beneficios colectivos y quizás también de conflictos, en el que la Alianza del Pacífico adquiere su verdadera dimensión. En ella, la solución de la controversia marítima peruano-chilena, central para el buen desarrollo de la Alianza, encuentra también una dimensión estratégica que supera su connotación bilateral o regional.


Si se considera que el acuerdo transpacífico –de cuyo proceso Perú y Chile son parte- se enmarca en una cuenca que genera el 60% del PB I y el 50% del comercio globales y que ese acuerdo será el articulador, hacia el 2020, de la gran zona de libre comercio de la APEC se entiende la extraordinaria dimensión marítima de la integración en el Pacífico.


Y si ella se complementa con el acuerdo transatlántico que integrará los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea (que representan el 46.7% del PBI y 30.4% del comercio mundiales), se comprenderá que la creación de comercio resultante agregará aún más valor al intercambio de bienes y servicios sofisticados que esas dos entidades intercambian y un nuevo ambiente para la OTAN.

Para lograr una mejor inserción en este nuevo escenario global el Perú deberá potenciar su dimensión oceánica si desea proyectarse, intercambiar y concurrir a nuevos escenarios de seguridad marítima con mayor influencia.


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

El Riesgo Político en América Latina

El año termina y el 2014 empieza en América Latina consolidando la práctica electoral como mecanismo democrático...