top of page
  • Alejandro Deustua

Economía Global: La Expansión Continúa Con Menores Riesgos

13 de Diciembre de 2006



Los beneficios de una mayor interdependencia global van acompañados, como es natural, del incremento de sus costos. Así como se incrementan los beneficios de las economías que participan en un ciclo de crecimiento, también quedan éstas expuestas a los impactos negativos de los ciclos contractivos. Según la OCDE y el FMI este último escenario no ocurrirá aún en el mundo y, por lo tanto, tampoco en América Latina. En efecto, la economía global crecerá este año 5.1% y 4.9% en el 2007 según el FMI. En ella la perfomance norteamericana (3.4%) continuará siendo un dinamizador central a pesar de su probable desacelaración (2.9%) en el 2007.


Como contraparte de ese enfriamiento, el mayor crecimiento de Japón y los países de la zona de euro brindarán un impulso mejor distribuido (aunque Japón no abandona definitivamente aún la deflación, está creciendo por exportaciones, ganancias corporativas y mayor gasto interno, mientras que en Europa se avizora un moderado despegue que corresponde a la recuperación de la confianza de los agentes económicos). Los riesgos de una contracción global, por tanto, parecen menores al punto que la OCDE otorga menos importancia a la desaceleración que a un “rebalanceo” de la economía mundial. Así, a diferencia de fines del siglo pasado y principios de éste cuando la demanda superó a la oferta, hoy el equilibrio entre oferta y demanda parece a ese organismo, más sólido. Ello ocurre por una mayor participación de las economías centrales (hasta el año pasado el peso recaía en Estados Unidos) y a pesar los de los riesgos de los desbalances globales.


El FMI otorga a estos últimos un peso menor (a su juicio existe 1/6 de posibilidades de que la economía mundial crezca menos de 3.25% en el 2007). Sin embargo los desbalances globales de cuenta corriente (el superávit asiático y el déficit norteamericano), las presiones inflacionarias (especialmente en Estados Unidos), el riesgo de un mayor incremento de los precios del petróleo (si la demanda excede a las capacidades y si los factores geopolíticos se tornan más negativos) y el peligro del enfriamiento del boom inmobiliario (que estando en marcha con proyección transnacional, no ha vencido las capacidades de los agentes económicos) pueden afectar las proyecciones positivas si aquéllos se agravan. Sin embargo, el optimismo relativo de las agencias multilaterales prevalece. Es más, éste parece incrementarse con previsiones como las del Banco Mundial que enfatiza la mayor participación de economías emergentes (China, India). A ello agrega el BM el mayor peso que tendrá, en el largo plazo (25 años), el crecimiento de otros países en desarrollo en la perfomance global. Estos indicadores son convergentes con la estimación del crecimiento latinoamericano del FMI (4.75% este año y 4.25% el próximo). Y sustenta una cualidad mayor: en la región estamos transitando por el ciclo expansivo más vigoroso en décadas. En lo que hace al Perú, éste se mantendrá hasta el 2008 según el Ministerio de Economía.


A pesar de las previsiones que deben adoptarse para atenuar el riesgo de una contracción global más rápida e intensa (no pocas publicaciones han tratado sobre ella centrando su atención en la economía norteamericana), éstas son ciertamente buenas noticias. Especialmente cuando el proceso de interdependencia institucional con la primera potencia (el TLC) se ha incrementado grandemente.


Es más, si las tendencias económicas evaluadas por los organismos multilaterales se mantienen, la vinculación de la economía nacional con la más grande del mundo debiera adicionar a los beneficios del comercio los derivables del mayor crecimiento global.


Sin embargo, en tanto la interdependencia también supone interrelación de costos, es necesario adoptar previsiones para cuando la actual expansión se contraiga. Al respecto, los negociadores del TLC y el Ministerio de Economía deberían informar qué se está haciendo al respecto.

4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

El Contexto Global en el 2006

El 2006 culmina con una sensación generalizada de mayor inseguridad global, cauto optimismo económico y mayor alerta social.

Comentarios


Logo Contexto.png
Header.png
bottom of page