• Alejandro Deustua

A Propósito de una Encuesta de la Universidad Católica

Una encuesta de la Universidad de Católica (1) da cuenta circunstancial de las preferencias de los ciudadanos de la capital por los líderes y Estados regionales. La encuesta arroja resultados que muestran predilección ciudadana por la moderación política así como escasa aprobación de las tendencias revolucionarias o radicales en el área. Si las preferencias son indicadores parciales de percepción pública y la encuesta está bien hecha, se podría concluir inicialmente que las percepciones de los limeños sobre líderes y Estados está mejor influidas por factores de estabilidad, apertura y buen gobierno que por demandas hostiles o irredentistas.


Ello se deduce de las siguientes consideraciones. Lo más destacable de la encuesta sobre líderes es la predilección por gobernantes socialistas moderados o socialdemócratas (Lula, Bachelet) y la fuerte antipatía que despierta Hugo Chávez a pesar de sus no escasos niveles de simpatía entre los encuestados. A ello debe agregarse, sin embargo, que la asociación Chávez-Morales no es adecuadamente percibida si se considera que el presidente boliviano, de comportamiento radical, despierta mucho menos antipatías que el venezolano mientras que sus niveles de simpatía son casi similares a los de Chávez. Finalmente debe destacarse la postergación de la imagen de Fidel Castro en la percepción común. El dictador aparece, de manera consistente, en los últimos lugares de la encuesta.


De ello podría concluirse que aunque la opción revolucionaria tiene presencia en la percepción colectiva (Chávez, Morales), ésta es contrarrestada por los altos niveles de antipatía de Chávez. En cambio, la opción por la percepción de justicia y buen gobierno (Lula, Bachelet) es preferida de manera equivalente por hombres y mujeres, por ricos y pobres. De otro lado, la opción por el orden (el caso del presidente Uribe) se ubica en una preferencia intermedia que quizá no da cuenta de su valor real frente al desafío que representan las FARC.


Tales preferencias son inconsistentes, sin embargo, con la que sucitan los Estados salvo en el caso de Brasil. Al tiempo que éste país es el mejor valorado como entidad y como aliado se reconoce que el vínculo con el Perú es aún insuficiente (lo que revela el apoyo al incremento de los correspondientes esfuerzos bilaterales). Por lo demás, las preferencias tienden a concordar en este caso con la importancia o peso específico de los Estados en la región. Así lo confirma la ubicación de Chile en el tercer lugar de las preferencias. Ello parece aún más destacable en tanto que el factor emocional negativo (el nacionalismo antichileno) no parece tener un sitio importante en la encuesta.


El factor emocional convencional no parece tampoco demasiado presente en la opción por otros Estados. Éste puede ser el caso de México que registra relativamente baja preferencia siendo éste un país grande y generalmente reputado de cordial y confiable. Esa tendencia podría insinuar que los factores que definen la "simpatía" en relación a los Estados parecen haber cambiado en Lima según la encuesta.


La tendencia incluye a los criterios que definen la confianza (la del "aliado") si se considera el caso de Argentina, por ejemplo. En efecto, Argentina ha sido generalmente percibida por la colectividad como más próxima al Perú. Sin embargo, en la encuesta aparece por debajo de Colombia en las preferencias ciudadanas, mientras que un socio complejo como es hoy Bolivia aparece en segundo lugar.


Por lo demás, llama la atención la falta de presencia de los países centroamericanos (especialmente de Costa Rica de reconocida buena imagen política o de Panamá cuya importancia potenciada por el Canal no se puede negar).


Esa ausencia es complementada por otro resultado importante. La buena consideración del vínculo con Estados Unidos y de su rol en el mundo. Ello contrasta fuertemente con el incremento global del antinorteamericanismo, confirma el contexto aprobatorio del TLC y sugiere que los peruanos reconocen alguna la filiación occidental que pasa por la buena consideración de los Estados Unidos más allá de sus políticas (si por "rol" se entiende "política", el "rol" merece aprobación).


Finalmente merece destacarse que la gran mayoría apruebe la solución jurisdiccional del diferendo con Chile y que esa comprobación se complemente con la ausencia del factor antichileno en la encuesta.



0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

La Política Exterior en el 2007

En el 2007 muestra política exterior ha contribuido a consolidar la dimensión occidental de nuestra inserción extraregional. Ese esfuerzo...

Susbríbete a nuestra revista

SmartBoy 2020